jueves, 31 de diciembre de 2009

Ultimamente la lluvia me cala mucho más hondo que tus palabras...

4 comentarios:

Doña María dijo...

Todo el mundo sabe que el agua encoge. A veces incluso el corazón. Por eso cuando llueve no salgo de casa, y si lo hago siempre llevo paraguas.
¡Feliz año nuevo!

Jordi Català dijo...

Parece mentira, eh...

Snail dijo...

un susurro puede más que las palabras a las que puede la lluvia...
bah oídos a otra cosa mariposa

Sake dijo...

No dejes que ese agua inunde tu corazón y que con ello se derramen tus lagrimas...