miércoles, 23 de febrero de 2011

Déjame abrazarte,
quiero hacerlo fuerte,
tanto que incluso duela.
Las almas se llenarán entonces de sangre,
de la sangre que alimenta sus pasiones
mientras nos curamos en los rincones.

1 comentario:

Pura vida dijo...

Siempre he pensado que los abrazos llenan mucho más que un beso, una caricia, una mirada...

Eso si, solo los abrazos que se dan con sinceridad, esos fuertes que apenas te dejan respirar, esos que salen directamente del corazón.

No?
(abrazos fuertes para ti)