lunes, 28 de diciembre de 2009


Y ahora solo pasea porque las canciones le recuerdan quien fue, suena una canción, y otra y otra, y no para de caminar bruscamente hasta que el aleatorio le deleita con una de las suyas, con una de las vuestras, entonces respira, y camina pausadamente.

1 comentario:

Marina dijo...

cuantas veces me ha pasado esto...
es que hay canciones y CANCIONES ;)